Vacaciones críticas en DVD Ediciones.com (verano de 2009)

Ha estallado la crisis, por El País


Hemos invitado al diario El País a participar en nuestra sección "Vacaciones críticas". El País, siempre tan amable y siempre tan amado, ha aceptado con gusto y nos ha remitido el siguiente texto, firmado por el poeta Javier Rodríguez Marcos, del que reproducimos algunos fragmentos.

EL PAÍS, sábado 4 de julio de 2009

EL LIBRO TAMBIÉN SE SUMA A LA CRISIS

Tras años de crecimiento, las ventas bajaron un 6% en el primer semestre de 2009

JAVIER RODRÍGUEZ MARCOS

Madrid

La fiesta ha terminado. La tozuda realidad ha despertado de su sueño a los que sostenían que el libro era un refugio de ocio barato en tiempos de crisis. Las cifras de 2008 aguantaron el tipo, pero las del primer semestre de 2009 suponen un serio toque de atención.

(...)

Antonio María Ávila, director ejecutivo de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), reveló que durante la primera mitad de este año las ventas descendieron un 6%.

(...)

Durante los meses de enero y febrero las ventas cayeron un 40%.

(...)

Michèle Chevallier, directora de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros:

(...)

"Las librerías devuelven porque no venden". Y añade: "Los libreros están asustados. En los cuatro primeros meses del año, las ventas de mostrador han bajado alrededor de un 25%".

(...)

"Muchas instituciones se están retrasando en los pagos o anulando pedidos ya cursados".

(...)

"Si a esto se suma que los bancos no están renovando las pólizas de crédito... La tabla de salvación es devolver. Hay que sanear y ser precavido: si antes pedía diez ejemplares ahora pide cinco".

(...)

Según datos de la FGEE, la industria editorial supone un 0,7% del PIB de España y da empleo directo e indirecto a más de 30.000 personas.

APÉNDICE LARGO, por un amigo de Sergio Gaspar

Llevo alertando a diversos periodistas culturales, al menos desde principios de 2008, de la importante crisis de la industria del libro en España. Sin éxito, naturalmente. A nadie le pareció un asunto sobre el que detenerse a reflexionar.

(...)

Si a un amigo de un editor liliputiense, como es el caso del microscópico Sergio Gaspar, se le ocurre comentar a un periodista que la industria del libro está en crisis, que los agentes de la industria del libro, o bien no se enteran, o fingen no enterarse, o mienten directamente, estas palabras no son noticia cultural, aunque sean verdad y aunque planteen hechos de máxima relevancia cultural.

(...)

Por el contrario, si José Manuel Lara Bosch, presidente del Grupo Planeta, anuncia a la profesión periodística que acabará sus días de macroscópico editor convertido en un editor microscópico, estas palabras se transforman de inmediato en noticia cultural, se reproducen y comentan en los medios, afloran en artículos de opinión, son celebradas o caricaturizadas, por más que resulte bastante discutible su relevancia cultural.

(…)

Habla el diccionario. Microscópico: tan pequeño, que no puede verse sino con el microscopio. Macroscópico: lo que se ve a simple vista, sin auxilio del microscopio. Obviamente, José Manuel Lara Bosch se ve a simple vista, sin necesidad de ningún microscopio.

(…)

¿No debería la prensa cultural actuar con convicción como microscopio, como un instrumento con el que ver y hacer visible la importancia de lo que es importante aunque sea pequeño, para cumplir su función informativa y formativa?

(…)

Una prensa cultural que se concentre en que sigamos viendo lo que ya vemos perfectamente tal vez sea prensa, pero quizá no es cultural.

(…)

Lo microscópico de hoy puede ser lo macroscópico de mañana, pero necesitamos microscopios. Lo que está lejos hoy puede ser el futuro que se acerca, pero necesitamos telescopios.

(…)

Creo que no me interesa la salvación del conjunto de la industria del libro, pero creo que me sigue interesando la salvación de los libros de calidad.

(…)

Necesitamos instrumentos de salvación.

(…)

¿Los necesitamos?

(…)

El mejor instrumento para salvar un libro de calidad, mientras exista mercado, es comprarlo.

(…)

No digas que te interesa la literatura. Compra la literatura que te interesa.

(…)

¿De verdad nos interesa la literatura o nos interesa triunfar en la literatura?

(…)

Lo dijo Jesús, en vísperas de su pasión, para que nos salvásemos: “Un nuevo mandamiento os entrego: compraos vuestros libros los unos a los otros, como yo los he comprado casi todos”.

(…)

Por si no os fiáis de Jesús, escuchad a Roy Batty, casi al final de la peli: “He visto cosas que vosotros no creeríais… He visto naves de combate ardiendo más allá de Orión… He visto escritores –y también he visto escritoras- cortándose ambas manos por las muñecas –la segunda con ayuda de la boca-, antes de sacar la tarjeta de crédito o el billete de 20 euros con los que comprar el libro de un colega… He visto morir la industria del libro... Todo esto se perderá en el tiempo, como una lágrima en la lluvia.”

(…)

Lo digo yo, un amigo del microscópico Sergio Gaspar: “Mientras exista mercado, comprar un libro será el acto decisivo. No será pedirle a la editorial que te lo mande para escribir una reseña. Ni decirle a un amigo que te lo preste. Ni leerlo. Comprar es el único acto revolucionario, el que cambia las cosas.”

(…)

Lo dijo Pompeyo, si hemos de creer a Juan Eduardo Cirlot y a su Diccionario de símbolos: “Leer un libro no es necesario, comprarlo sí.”

(…)

Mientras exista mercado.

Publicado el 21/7/2009

Inicio | Vacaciones críticas