Novedades

Poesía (1979-2004), de Pere Rovira


Pere Rovira (Vila-seca de Solcina, 1947) ha publicado los libros de poemas: Distàncies (1981), premio Vicent Andrés Estellés, Cartes marcades (1988), Cuestión de palabras (1995), La vida en plural (1996), La mar de dins (2003 y 2005), premio Carles Riba, Poesia 1979-2004 (2006), Vint-i-cinc flors del mal de Charles Baudelaire (2008), Les roses de Ronsard (2009) i Contra la mort (2011). Además de al español, su obra ha sido traducida al inglés, al francés, al gallego, al polaco y al ruso. En prosa ha publicado Diari sense dies (2004) y la novela L’amor boig (2007), premio Ciutat de Barcelona. Es también autor de varios volúmenes de ensayos y ediciones, entre los que destacan: La poesía de Jaime Gil de Biedma (1986 y 2005), Los poemas necesarios (1996) y Cuando siento no escribo (1998)

***

Escribir poemas te ayuda a veces a ver venir las cosas que han pasado ya, a creerte que las entiendes mejor escribiéndolas que viviéndolas. De joven, tiendes a apostar por la versión literaria de los hechos; cuando envejeces, eres más partidario de la vida. Pero lo que cuenta no es lo que la poesía puede cambiar o recuperar de las cosas vividas, que es poco, sino cómo va configurándote a ti mismo. Un día comprendes que eres como eres, amas a quien amas y vives donde vives, por haberte dedicado a la poesía. Es un asunto circular: tu poesía surge de tu vida, pero tu vida va como va gracias a la poesía, o por culpa de ella […]. La poesía que es un comentario, una crítica de la vida, precisamente por este carácter suyo, no puede ser una trascripción esclava de la vida superficial. La vida sí es esclava de ella misma; la poesía no, entre otras cosas, porque puede corregirse. Debe corregirse. Escribo poemas porque quiero y para que la gente los lea, y he de pensar, por tanto, en el primer lector que tendrán y en el que los leerá de una manera más interesada, que, obviamente, soy yo. Hacerme trampas sería hacérselas a los otros lectores. Procurando evitarlo, he preparado esta edición de mis poemas corrigiendo bastantes de ellos y suprimiendo los que he considerado innecesarios.

PERE ROVIRA

DOS POEMAS DE POESÍA (1979-2004)

TOTS ELS COLORS DEL MÓN

Han sopat sense saber el que menjaven.
Els ajudava el vi
a suportar el miracle d'estar junts,
i el cristall en els llavis era el tacte
transparent que desitjaven.
Ara són sols
al centre de la festa, i el xampany
de la música els embriaga
de nova soledat. Giren i giren
com un mirall de seda i els maregen
tots els colors del món.
                                   Que lluny és l'alba,
la mort que lluny i la vellesa bruta,
d'aquesta cara encesa de la vida.
Tots els colors del món, tota una nit,
condemna generosa del passat,
per recordar-la sempre.

*

LOS COLORES DEL MUNDO

Han cenado sin saber qué comían.
Les ayudaba el vino
a aguantar el milagro de estar juntos,
y el cristal en los labios era el tacto
transparente que deseaban.
Ahora están solos
en medio de la fiesta, y el champán
de la música va embriagándolos
de nueva soledad. Giran y giran
como espejos de seda y les marean
los colores del mundo.
Qué lejos está el alba,
y qué lejos la muerte y la sucia vejez,
de esta cara encendida de la vida.
Los colores del mundo, y una noche,
generosa condena del pasado,
que no han de olvidar nunca.

(Versión de Agustín Goytisolo)

CARTA DEL PARE

La mar besant-te els llavis,
una ombra d'eucaliptus, una fulla de menta
potser faran somriure el temps
i sentiràs cristalls de veu petita,
de cançons i preguntes,
i veuràs uns peuets esborrant-se
sobre l'arena d'una tarda trista.
Tu no sabràs que vénen d'un estiu molt feliç
a buscar-te. Nosaltres no hi serem.
Ja farà temps que no serem en els teus somnis
ni en el teu sofriment. Et farem llàstima,
tan vells i tan absurds, sempre encara amb els llibres,
el tabac, la mania de tenir-nos a prop,
sols, en aquesta casa lluminosa,
plantant cara a l'hivern;
la vida t'haurà pres la nostra vida
d'ara, i no ens recordaràs
joves i forts, estimant-te
amb un amor, ja ho sé, que tu voldries
diferent i que haurà canviat poc.
Però l'oblit és natural,
i les coses només tornen quan volen.
Que aquests versos t'ajudin a tornar
a una casa feliç en els dies dolents.

*

CARTA DEL PADRE

La mar besándote los labios,
un temblor de eucaliptos, una hoja de menta
tal vez harán sonreír al tiempo
y escucharás preguntas y canciones,
cristales de voz niña,
y verás unos pies muy pequeños borrándose
sobre la arena de una tarde triste.
Tu no sabrás que vienen del verano
más feliz a buscarte. Nosotros no estaremos.
Hará ya mucho tiempo que no estaremos en tus sueños
ni en tu sufrimiento. Y te daremos lástima,
tan viejos, tan absurdos, siempre aún con los libros,
el tabaco y el vicio de tenernos muy cerca,
solos, en esta casa luminosa,
desafiando al invierno;
vivir te habrá robado nuestras vidas de ahora,
no nos recordarás
fuertes y jóvenes, amándote
con un amor, lo sé, que desearías
distinto y que habrá cambiado poco.
Pero el olvido es natural,
y las cosas sólo vuelven cuando quieren.
Que estos versos te ayuden a volver
a una casa feliz en los días peores.

(Versión de Celina Alegre y P. R.)

Poesía (1979-2004)
Pere Rovira
256 páginas
16 euros
Colección poesía, 146

Publicado el 30/5/2011

Inicio | Novedades