Novedades

La adoración, de Juan Andrés García Román


Juan Andrés García Román (Granada, 1979) estudió teoría de la literatura y es autor de El fósforo astillado (DVD Ediciones, 2008). Su obra ha sido traducida al italiano, inglés y búlgaro, así como recogida en varias visiones antológicas de la poesía española contemporánea: Deshabitados (Maillot Amarillo), La inteligencia y el hacha (Visor) o Para los años diez (Ed. HUM, Col. Nomeolvides), entre otras. Es asimismo traductor de R. M. Rilke –Poemas a la noche y otra poesía póstuma y dispersa y Mitsou–, de Las Elegías de Friedrich Hölderlin y de Bebuquin o Los diletantes del milagro de Carl Einstein.

***

Juan Andrés García Román deslumbró con El fósforo astillado, una ambiciosa mezcla de imaginación, humor e inteligencia. Era como si su labor como traductor y estudioso de Rilke, Celan y Hölderlin diera sus frutos en una cabeza contemporánea, musical y ahíta de imaginario pop. Por eso es uno de los poetas más admirados de los últimos años. La voluntad de riesgo de su mundo (ingenuo, duro, sentimental, grotesco, lírico) devuelve vigencia a esa herida del pensamiento que llamamos poesía. La adoración es, en cierta medida, un itinerario romántico, dándole a este término toda su complejidad: la reconstrucción de una mitología propia. A medio camino entre la prosa alucinatoria del Kafka de Amerika y la autobiografía lírica de Novalis, este largo poema imprevisible muestra qué cabe en un poema más allá de la poesía, qué hace que un poema sea grande. Uno piensa, ¿cómo se puede ser tan exuberante y certero a la vez? No lo sé, desde luego. Es su secreto.

CARLOS PARDO

***

DRAMATIS PERSONAE DE LA ADORACIÓN
Por Erika Martínez

LA ADORACIÓN,
DE JUAN ANDRÉS GARCÍA ROMÁN

¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤

Tragegegedia y elegigigía cuyo esqueleto se ríe dentro de sí y donde homo homini lupus, pero también columba columbae columba, lupus lupi Columba y homo lupi lupus

¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤¤

SNOW WHITE

La que es su amor

EXPÓSITO

Héroe trágico, poeta y arlequín

EL SHERPA

Niño Juan, adsum y mártir de La Adoración

ANCILA STERNLI

Costurera del país natal y mística de Dios cartilaginoso

STERNLI

Astrólogo y mercader de hijos

KIMBERLY CLARK

Antropólogo marxista

ARMITAGE SHANKS

Profeta y caballo ganador

MUÑEQUISSIME

Aristócrata en extinción con palmatoria por mano

EL CASCANUECES

Único miembro de su ejército y criado que castañetea

CANGUNO

Cánido marsupial igual a nadie

Con la aparición especial de los huérfanos en sus literas, los camaleones Ma y Be, el filósofo autista y Tunangi contra Fu Loi.

***

EL MAPA DE LA ADORACIÓN
Por Amparo Moreno Lara

(click en la imagen para ampliar)


UNOS FRAGMENTOS DE LA ADORACIÓN
(leyenda del mapa)

1. ALDEA DE LAS MONTAÑAS

La cara A del K2 no puede ser la misma cuando la asciendes que cuando la desciendes, no puede haber las mismas rocas ni los mismos árboles. Eso es una evidencia física y una tragedia humana. Una montaña sólo existe si la subes y desaparece si la bajas. ¿Cómo subir una montaña para siempre?

2. RÍO DE UNDOSO PELO RUBIO

Y en fin no sé si fue el miedo o la falta de costumbre; el caso es que nos perdimos y fuimos a salir no muy lejos del punto de partida, en el lugar donde venía a desembocar el río que en realidad era un lecho de undoso pelo rubio. Me sorprendió entonces la visión de una mujer calva y pobremente vestida que se inclinaba sobre la orilla.

3. VÍA ABANDONADA

A unos doscientos metros de allí o, como diría un británico, a unos doscientos saltos de liebre de allí, encontramos una estación de tren abandonada y metapoética. Entonces sale el sherpa del abrigo y pone la oreja en la vía:

¿Qué escuchas? ¿Se acerca? ¿Es ella? ¿Oyes su voz?

Escucho un planeta de ortigas —respondió.

4. DESFILADERO

Enfrente se alzaban los bosques del prójimo y las cimas más altas del país natal, mientras el río rubio se perdía por un desfiladero. De improviso, volvió a levantarse un viento rizado. Pasó una bandada de pájaros blancos y su sombra dejó en las cumbres un manto de nieve.

5. MONTAÑA CON FORMA DE MALETA

Ésa es la dirección —dijo.

Un bosque rojo se abrió a nuestro paso y nos internó en una montaña con forma de maleta. Siguiendo el ciclo del agua, los árboles más viejos nos acompañaban botando con la pértiga de sus troncos hasta que, llegados a lo más alto, se propulsaban para hacerse nube, nube del prójimo.

6. BOSQUES DEL PRÓJIMO

El paisaje soy yo, dijo mi tío, el Rey XIV. Ellos, en cambio, talan los árboles para fabricarse un estado de ánimo con la madera. —Y luego, seduciendo más la voz:

Ven conmigo, yo no te robaré los juguetes.

7. TORRE DE LITERAS

Por lo demás, sólo quedaba celebrar que la torre de literas ya era mil saltos más alta que el campanario con forma de flauta. De hecho, algunos decían que era la única construcción humana visible desde el espacio. No es extraño entonces que las literas más altas pasaran mucho tiempo nevadas y que sus huérfanos debieran dormir con calcetines.

8. MURO DEL KIBBUTZ

Y nevó. Fue la gran nevada del kibbutz y, al mismo tiempo, el fin. Cómo estaba todo quieto, pero ahora no de pérdida, de miedo: el tiovivo del trigo, el muro del kibbutz, la lejanía cubriendo el país natal, la vía del tren, el río que en realidad es un lecho de undoso pelo rubio. Todo callaba. O no exactamente.

9. LAGOS

Señor que estás perdido dentro de ti mismo y te hundes en la cruz, cada vez más, cada vez más pequeño, como una rana en un junco, como un signo de sumar; oh, cruz de plomo hundiéndote en un lago y otro lago y en dos lagos y en tres lagos, lago a lago. Dime, cruz de plomo, ¿volverá a caer al lago otra cruz de plomo? Sí, existen la variedad y el caos y nos perdemos en ellos, pero si hay salvación, consiste en cerrarse, cerrarse amando.

10. PALACIO DE MUÑEQUISSIME

Las grúas picoteaban estatuas y volutas y ya habían arrasado el campo en donde antaño, en vez de espigas de trigo, crecían plumas de pavo real de las que se extraía el pan azul para los nobles. No iban a quedar jardines ni estancias; de hecho, la autopista cruzaría por en medio del jarrón chino.

11. DRAGÓN

La-Cadena-en-Flor-Non-Stop-Show era un dragón chino abandonado en medio de un descampado; quizá el residuo de un carnaval o una feria de naciones, o tal vez el regalo incierto de una ciudad contigua y enemiga.

12. POZO DE LA SEMILLA

¿Luna? Y entonces miré arriba. ¿Cómo iba a saber si era luna llena, creciente o menguante? Porque si estás dentro de un pozo y esperas que la luna atraviese el circulito de cielo que ves, lo que deseas no es diferente a un hoyo de golf de muchísimos puntos. Y no iba a ocurrir.

13. BOSQUE DEL AHORCADO

Pese a la miopía, no fue difícil de averiguar: de nuevo el bosque colgante. Pero, Dios mío, ¡habían talado los abetos! Sólo colgaban lúgubremente las sogas.

14. QUITANIEVES DEL UNIVERSO

Y las gafas se vieron a sí mismas cayendo

cataratas abajo, en Iguazú,

rodeadas de tucanes y del polvo del agua,

hasta el fin de los tiempos

o hasta otra glaciación

que las deje en la escoba de la quita-

nieves del universo.

***

La adoración
Juan Andrés García Román
128 páginas
10 euros
Colección poesía, 149

Publicado el 12/11/2011

Inicio | Novedades