Firmas invitadas
Sección coordinada por Juan Manuel Macías
maciaschain@gmail.com

José Ángel Cilleruelo (II), Maleza


En una primera entrega de esta firma invitada, se mostraba a nuestros lectores el José Ángel Cilleruelo narrador. En esta nueva entrega, habla ahora el poeta sobre su libro Maleza, antología recientemente publicada por Huacanamo. Siguen tres de sus poemas, escogidos por él.

MALEZA, 2010

Abandona el sendero que ensanchan las acémilas con su tránsito de palabras y se encamina hacia la alberca lírica abriéndose paso entre la maleza. Al poeta le gustaría contemplar reflejado su rostro en el agua. Sobre la superficie flotan hojas, la pinaza que ha arrastrado el viento, un breve remolino de insectos, la invasión de una enramada. Con un palo busca apartar los estorbos, pero sus movimientos sólo consiguen remover viejos lodos y turbiedades. Por más que se esfuerza, no consigue ver en el agua estancada quién es. Abre el cuaderno que ha traído, y dibuja. Poesía, la dicción extraña.

***

Los poemas reunidos en este ciclo fueron escritos, más o menos, entre los treinta y los cuarenta y cinco años. Les precede un ciclo anterior, recogido en el volumen El don impuro (1977-1988), que publicó la colección Puerta del Mar en Málaga, el año 1989, y que reunía los libros Sortilegio (1983) y Alfama (1987). El presente volumen de Maleza (1990-2009) contiene, por lo tanto, un segundo ciclo biográfico y poético, el de la madurez. Se caracteriza éste, en relación al anterior, por la serenidad formal que ofrecen los versos de la familia del endecasílabo y la estructura básica del soneto blanco, y por la calma temática que se impone con el paso de la acción a la mirada, del relato poético a la descripción reflexiva.

La diferencia entre uno y otro ciclo no sólo se asienta en estos aspectos más evidentes, sino especialmente en la concepción íntima del poema: en su modo de despersonalización. El don impuro, como sugiere el título, apela al don contemporáneo de la lírica que llega sumergida en otredad, en desposesión, en fingimiento del yo. La influencia que tuvo Fernando Pessoa y la vanguardia despersonalizadora en esta época juvenil es notable. Maleza, por el contrario, se plantea la recuperación de la voz perdida del sujeto, pero con la conciencia clara de la imposibilidad de lograrlo. De ahí que el centro temático se desplace de la acción del yo fingido a los objetos que rodean al sujeto real, poéticamente inabordable desde una perspectiva contemporánea. Lugares, paisajes, ciudades, interiores, materia, lecturas... pretenden acercarse al yo, intuirlo, dibujarlo —o mejor, mostrarlo desdibujado—; en suma, recuperarlo por la vía indirecta de describir lo que contempla.

El final de uno y otro ciclo, entonces y ahora, lo señala un extenso período de silencio, o bien de escritura en prosa, que es otra manera de callar el poema.

TRES POEMAS

POÉTICA

Y lo hacen en el coche frente al mar
Discreto de los sábados, y luego

Despeinadas y feas, algo hinchados
Los labios, con arrugas en la falda,

Aparecen por el café. No exigen
Al fumar ni palabras ni caricias.

Las imágenes de televisión
Invaden por completo su mirada.

En su dulce abandono del deseo
Prenden los símbolos más solitarios.

Maleza, 1995

CIUDADES / 1

Nada descubro en Burgos esta tarde
que me recuerde a mí, que vierta sangre
de la sangre que nutre mi memoria.
Bajo los soportales he mirado grúas,
la caseta metálica
donde se cambian los obreros,
el color húmedo de los terrones
de arcilla, el muro de cemento
hendido en las entrañas de la plaza.
Es tan trivial la tarde en Burgos,
tan ajena a los ojos que soñaron
un día con su nombre como el nombre
del edén: esa luz donde se mira
la tersura de lo que no existe.

Ante el escaparate de un comercio
he visto mi reflejo:
las mangas le comían las manos
y en los hombros
la pana se estiraba con ciertas estrecheces,
le aprietan los zapatos de Dios sabe qué boda,
aunque le esté ahogando el botón en el cuello
considera lo propio de ir a la ciudad
mantenerlo abrochado.
                                  Sólo ha sido un instante,
luego ha vuelto el bochorno de septiembre
perlado en el sudor de los obreros.

Formas débiles, 2004

PRESENTACIÓN DE «BARCELONA 08009»

Cómo se aburriría entre nosotros
Rimbaud. Sin su melena, su pipa,
sin un talud al borde del camino
donde echarse a dormir, nos saludamos.

Oficia el viejo sacerdote, ateo
por desmemoria, de la poesía.
Café del Centro, calle de
Girona
sesenta y nueve. Junio ensucia y afea.

¿Qué nos haría hermanos de Rimbaud?
Envejecemos muy despacio, en calma.
Nadie nos amenaza en el asilo

de malos editores y ninguna
reseña. Pero nos queremos mucho,
porque, muerto Rimbaud, no queda vida.

Frágiles, 2006

 

José Ángel Cilleruelo
Maleza. Ciclo completo 1990-2010
Huacanamo, 2010

José Ángel Cilleruelo (Barcelona, 1960) es escritor y crítico literario. Su obra narrativa está formada por tres novelas: El visir de Abisinia (2001), Trasto (2004) y Doménica (2007); tres recopilaciones de relatos: Ciudades y mentiras (1998), Cielo y sombras (2000) y De los tranvías (2001), y un libro sobre Lisboa donde se intercala prosa, ensayo y verso: Barrio Alto (1997). Su obra poética hasta 1988 se reúne en el volumen El don impuro (1989). Después ha publicado Maleza (1995), Salobre (1999), Formas débiles (2004), Frágiles (2006) y la selección Domicilios (Antología, 1983-2004) (2005). Es autor de sendas guías artísticas de Barcelona (1992) y de Cataluña (1994) y de un pequeño ensayo sobre Picasso, Imágenes de Barcelona (1998).

El blog de José Ángel Cilleruelo: http://elvisirdeabisinia.blogspot.com

Publicado el 18/6/2010



Inicio | Firmas invitadas