Felicitaciones navideñas en DVD Ediciones.com

Olga Bernad

   

Piensen que además de los anuncios y los regalos típicos (colonias, playesteisions, actionmanes o libros, depende) y muy por encima de los kilos de más y las sorprendentes e incluso absurdas variedades del turrón, la Navidad es una parada obligatoria en el centro del frío, cuando todo el invierno aún queda por delante y el mundo parece que no despertará.  Que eso no es excusa para soportar al cuñado y a la tía del pueblo por mucho cava que se beba, pues no; que eso no consuela las ausencias de seres queridos, pues tampoco.  Pero la tradición y los misterios no se unen porque sí en medio del frío: latiendo entre la sangre ralentizada y la savia dormida de los árboles, el símbolo perfecto de un nacimiento humilde, de todo lo esperado. Lo celebran los pastores -los parias de la época- y unos extraños sabios venidos desde oriente, y trae consigo un claro sonido de campanillas.  Y se señala en el cielo por estrellas y luces que guían de muy lejos.  Que los que tengan fe respiren hondo y los que no la tengan se besen bajo el muérdago, se regalen acebo o estrenen una caricia diferente, porque la Navidad nos trae a todos un recuerdo de principio y novedad, algo tan misterioso que sigue siendo nuevo cada vez que vuelve, y siempre vuelve para quedarse y no para ser olvidado año tras año.

   

http://www.cariciasperplejas.blogspot.com

--

Publicado el 24/12/2008

Inicio | Otras felicitaciones