DVD Ediciones.com en el centenario de Álvaro Cunqueiro
Coordinan Ángel Cerviño y Juan Manuel Macías


Ángel Cerviño


PAPEL DE COLOR

Creo en el encantamiento por las palabras como la serpiente cree en la flauta.
A. Cunqueiro

Entre los años 1933–1935 el poeta Álvaro Cunqueiro (1911) edita una serie de hojas poéticas bajo la denominación Papel de Color. Consta este “pregón lírico de Álvaro Cunqueiro” de un total de cinco tarjetas impresas sobre cartulinas de diferentes colores en un formato homogéneo (11,5 x 17,5 cm), excepto la número cinco que es una tarjeta doble plegada al centro.

En los cinco números de Papel de Color aparecerán poemas del propio Cunqueiro (sendas elegías a Manoel Antonio), Aquilino Iglesia Alvariño, Ricardo Carballo Calero y Eduardo Pondal. Esta actividad editorial debe inscribirse en el marco del ambicioso proyecto “Oficiña Lírica do Leste Galego” que, entre los años 1933 y 1936, Cunqueiro pone en marcha desde Mondoñedo con la colaboración de Aquilino Iglesia Alvariño y Bernardo Vidarte, una “factoría vanguardista” (Rodríguez Fer) que será responsable de tres publicaciones: Papel de Color (1933-1935), Frol de Diversos (1935), Impresos Sentimentais (1936).

De Papel de Color se conservan cinco números, cuya tirada no rebasaba en ningún caso los treinta o cuarenta ejemplares, editados de forma artesanal en la imprenta de un amigo de Cunqueiro en Ribadeo. Los poemas llegaban (sin previo aviso) por correo a los amigos y allegados, en un característico sobre azul que ya anunciaba la maravilla del contenido y la identidad del remitente. “Como una carta de la novia imposible que todos esperamos”, así describe uno de los afortunados destinatarios la llegada de su ejemplar. (J. L. Ramos Pérez-Coleman, “Heraldo de Galicia”, 4-II-1935 [1])

Comunicación íntima, afectiva y directa entre el poeta y sus lectores, red social con cartero rural y bicicleta. Apenas un poema y una viñeta en cada envío, serie mínima, hoy absolutamente inencontrable, sometida a todas las vicisitudes históricas y personales, entre las que no es la menor el camino de la persecución y el exilio que muchos de sus receptores hubieron de emprender después del golpe militar de 1936. El ejemplar que reproducimos por cortesía del Museo de Pontevedra, procede del legado de Xosé Filgueira Valverde.

El primer envío de Papel de Color (1933) presentaba un poema del propio Cunqueiro, una elegía al poeta Manoel Antonio, fallecido tres años antes en plena juventud. El extraordinario poema de quebrada sintaxis y cristalina musicalidad, muy próximo a la poética rupturista del homenajeado Manoel Antonio, y sin duda contemporáneo de los poemas recogidos en el primer poemario de Cunqueiro “Mar ao norde” (1932), ha quedado fuera del cómputo general de la obra poética del mindoniense y, hasta donde sabemos, tampoco ha sido recogido en las últimas antologías publicadas con motivo del centenario. Una segunda elegía a Manoel Antonio aparecida en el Papel de Color nº 4, sí se recogerá en el poemario “Dona do corpo delgado” (1950), con el título “Derradeira elexía” (“Última elegía”).

En 1928 (Cunqueiro tiene entonces 17 años) Manoel Antonio publica “De catro a catro”, un libro fundamental para la renovación de la lírica gallega y que sin duda habrá de ejercer una generosa y saludable influencia en las primeras entregas poéticas de Cunqueiro; ese mismo año ve la luz, en una revista [2] de su villa natal, el primer texto de Cunqueiro de que se tiene noticia, en el que podemos leer: “Llegaba a veranear a Mondoñedo, desde Madrid, el fino poeta José Ramón Santeiro: Traía las novedades, para mí, literalmente, una nueva luz: los libros de Alberti, Cernuda, Lorca, Guillén, Salinas...¡Qué inmensa borrachera de poesía en los bosques de Silva!”.

Nacida de esta atmósfera vanguardista, creemos que la primera elegía a Manoel Antonio, pese al circunstancial olvido en que ha ido cayendo tras su publicación en el primer número de Papel de Color, constituye una temprana –y casi secreta- cumbre de la poesía de Álvaro Cunqueiro. Embriaguez rítmica y fiesta de náyades a la orilla del mar, los rituales geométricos de este llanto cubista despiden al poeta añorado, entregando la pena al vaivén sintáctico de las olas.

[click en las imágenes para ampliar]



(Museo de Pontevedra, colección Filgueira Valverde.)
 

Ollos si foi chorade funeiral de rio
Distantes descobertas mar chorade
Riveira tu en cristal torso iacente
Por loubanza de frol sono de illa
Ollos si foi en gaita despeinado
Descravada color rimada amante
Chorade lua nupcial por nadadora
Egloga d-outas mareas si quixera
Igoal adolescente en voz bucólica
Despedida de mans en obertura
Elexia tamén quixera si crecente
Tu por luz cardinal frol fenecida.

***

Ojos si fue llorad funeral de río
Distantes descubiertas mar llorad
Rivera tú en cristal torso yacente
Por alabanza de flor sueño de isla
Ojos si fue en gaita despeinado
Desclavada color rimada amante
Llorad luna nupcial por nadadora
Égloga de altas mareas si quisiera
Igual adolescente en voz bucólica
Despedida de manos en obertura
Elegía también quisiera si creciente
Tú por luz cardinal flor fenecida.

(Traducción de Ángel Cerviño)

***

NOTAS

1 Citado por Luís Alonso Girgado, en la edición facsimilar de Papel de Color, Xunta de Galicia, 1999.

2 Vallibria, publicación periódica dirigida por José Trapero Pardo. Citado por Cesar Antonio Molina, “Álvaro Cunqueiro: volver a la dorada edad”, en En honor de Hermes, Madrid, 2005.

Publicado el 6/12/2011

Inicio | En el centenario de Álvaro Cunqueiro